¿Por qué y cómo invertir en diamantes?

El clima económico nunca ha sido más incierto. Los inversores buscan más que nunca un valor seguro y sólido para colocar su dinero. Por lo tanto, adiós a las acciones bancarias y de ahorro, los libros y hola a los metales preciosos.

De hecho, el diamante es considerado por los analistas como una inversión excelente a largo plazo. Los inversores novatos pueden invertir en esta piedra preciosa, pero para que la operación tenga éxito, debemos tener en cuenta ciertas precauciones.

¿Por qué invertir en diamantes?

Además de oro y plata, el diamante demuestra ser una opción relevante. Descubre las principales razones:

Un plan de ahorro seguro

Más que una piedra preciosa, el diamante es un producto de ahorro. Puede ser utilizado como un producto de la diversificación y siempre tendrá valor debido a su rareza. El diamante es una inversión ideal para la consolidación de los ahorros a medio y largo plazo. A diferencia del oro, no es útil en tiempos de crisis y la razón es simple. La preferencia es cambiar el oro y la plata para tener liquidez pero no los diamantes, que son demasiado valiosos como producto.

Un producto que resiste todo

El diamante es el material más duro conocido. Es el resultado de la cristalización de carbono bajo presión a una temperatura precisa. Esta dureza se refleja también en el mercado.

También es uno de los materiales más estables disponibles. Hasta ahora, no ha habido crisis monetaria, financiera o geopolítico que haya influido en el mercado de manera significativa. Esta estabilidad se refleja principalmente en el precio. Para mantener los precios estables, el universo de los diamantes se organiza de acuerdo a la "estrategia del grifo" cerrando las minas cuando hay sobreproducción. En otras palabras, se mantiene la rareza que caracteriza a los diamantes.

Tendencia de aumento de los precios

Desde los años 80, el precio de los diamantes ha aumentado de manera constante. Además de la regulación de precios en el sector, esto también es debido al agotamiento de las reservas mundiales. Esta escasez se traduce inevitablemente en precios más altos, y a diferencia del oro, los diamantes no se reciclan.

Su valor se espera que aumente en los próximos 15 años. La otra razón es el aumento de la demanda de los países emergentes, en particular China. El mercado de la joyería en este país está en auge, por la clase media burguesa y el aumento del número de millonarios.

¿Cómo invertir en diamantes?

Según los expertos, la inversión en diamantes es una gran manera de consolidar los ahorros. Esto no se debe hacer como capricho, sino que deben seguir ciertas precauciones.

Un diamante de inversión

Hay una diferencia entre los diamantes para joyería y los diamantes de inversión. La joyería local no es el lugar para conseguirlos, sino en instituciones especiales, como DIAMANTES BAUNAT. Cuando desees invertir en diamantes, sigue la regla de las 4Cs (quilates, corte, color y claridad) que corresponde al peso, tamaño, color y claridad. Estas son las características que definen el valor de un diamante. Esta información se menciona en el certificado expedido por un laboratorio de gemología. En la compra de un diamante de inversión, se recomienda buscar diamantes con las características más raras para facilitar la reventa.

Consejos para una inversión exitosa

Para una inversión internacional de largo o medio plazo, la preferencia de los colores es D o E, mientras que las purezas recomendados son FL, SI o VVS1. Preferible el corte redondo, y es mejor optar por MB o EX. El peso debe estar entre 2 y 10 quilates.

Para una inversión patrimonial, la preferencia de los colores es D, E o F. Para la pureza, elección entre FL, SI, VVS1 y VVS2. El corte redondo es una vez más el recomendado y debe ser EX o VG. El peso en quilates es determinado por el presupuesto, pero lo ideal es entre 1 y 6 quilates.

Para una inversión familiar, el color puede ser D, E o F, la pureza deberías ser FL, SI, VVS1, VVS2 o VS1, y la forma puede ser redonda, pera o princesa con una simetría EX o VG. El peso en quilates del diamante debe ser de al menos 1.00 quilate.

Para cada uno de los tres tipos de inversión, siempre es mejor tener un certificado de los laboratorios más prestigiosos, entre ellos el GIA (Instituto Gemológico de América), HRD (Hoge Raad voor Diamant) y GII (Instituto Gemológico Internacional).

La importancia del certificado

La garantía de calidad de un diamante reside sobre todo en su certificado. Se trata de un documento en el que se puede encontrar una identificación de la piedra. Contiene todas las características del diamante, así como una descripción de sus cualidades y defectos.

Por lo tanto, las 4Cs, el peso en quilates, color, corte, claridad, así como la forma del diamante se encuentran en el certificado. El grado de fluorescencia, la simetría y el pulido, así como las dimensiones exactas del diamante también se mencionan.

La certificación se realiza en los laboratorios gemológicos. Los más importantes son GIA (Instituto Gemológico de América), HRD (Hoge Raad voor Diamant) y GII (Instituto Gemológico Internacional). Los diamantes son escaneados y analizados por expertos. Los detalles más pequeños se observan y se informan. Los laboratorios pueden añadir comentarios en la especificidad de cada piedra. Esta información tiene un impacto en el valor de la piedra. Es por eso que siempre debes requerir el certificado al momento de adquirir un diamante de inversión.

Para la trazabilidad, comprueba el número de certificado en la faja de la piedra. Hay un grabado por láser visible usando una lupa de aumento x 15. El valor se define principalmente por el peso en quilates. Cuanto mayor sea el peso en quilates, mayor será el valor del diamante. Sin embargo otras características también deben tenerse en cuenta, como la forma, la redonda es la más solicitada, o las impurezas, que deben ser limitadas.

La importancia de las 4Cs

Para invertir en diamantes, es necesario conocer las 4Cs (quilates, corte, color y claridad) que definen la calidad de la piedra. Peso, tamaño, color y claridad. Por supuesto, cuanto más grande es el diamante, mayor será su valor.

Sin embargo eso no es todo. Las piedras más blancas situadas entre D y G, con la claridad más alta (IF a VS) son las más solicitadas. Por último, los diamantes de forma redonda se venden más fácilmente.

Author: Jeremie Politi

Blog