El gigantesco banco chino ICBC abre posibilidades para invertir en China

El 26 de enero, el Banco Industrial y Comercial de China abrió su oficina 19 en Europa, en Frankrijklei, el corazón de Amberes. Hace cinco años, el ICBC puso un pie en Bruselas y ahora está presente en Amberes. El banco chino es uno de los más grandes del mundo y quiere reforzar sus lazos con el puerto de Amberes y la industria.

Fuertes lazos con el puerto de Amberes

Dicen que la oficina de Amberes es puramente simbólica para captar a los potenciales clientes flamencos, pero los trabajadores bancarios afirman lo contrario. Según ellos, las estrechas relaciones entre el Puerto de Amberes y sus principales homólogos chinos tienen una gran influencia. Por otra parte, todavía hay una cultura empresarial diferente en Amberes y en Bruselas. El banco inicialmente se centrará en las empresas del puerto de Amberes, en las que ve potencial en la financiación de buques o invertir en la moneda china, el yuan.

La Autoridad del Puerto de Amberes, firmó un acuerdo con el ICBC como parte de un plan estratégico de cincuenta años, que el presidente chino, Xi Jinping, ya anunció en el año 2013. Este plan - llamado la "nueva ruta de la seda" - conectará la principal industria china con los principales centros comerciales de Europa, Oriente Medio y Asia. Luc Arnouts, director comercial de la Autoridad del Puerto: "Las conexiones en el extranjero hacen que el puerto de Amberes sea estratégico en el extremo occidental de la ruta de la seda".

ICBC, un banco gigante

El Banco Industrial y Comercial de China, fundado en 1984, es uno de los cuatro grandes bancos controlados por el Estado en China y cotiza en la bolsa de Hong Kong. Con una capitalización de mercado de alrededor de 200 millones de euros, 240 millones de clientes y 5.4 millones de clientes empresas, es según algunas clasificaciones, el banco más grande en el mundo. Ambos sitios belgas son parte de la sucursal de Luxemburgo. La oficina en Bruselas ha duplicado su activo total en los últimos cinco años, llegando a 1.1 millones de euros, sobre la base de 1.500 clientes, entre empresas europeas y chinas. Liu Zhang Xun, el director adjunto de la oficina de Bruselas, ahora se hace cargo de la oficina de Amberes.

ICBC pretende abordar cuatro tipos de clientes en Bélgica: clientes minoristas, empresas que hacen negocios en China, bancos belgas que están buscando la inversión china y al belga con poder económico que quiere invertir directamente en China y por lo tanto no puede confiar en su propio banco.

No se centra en el comercio de diamantes de Amberes

Todavía no está del todo claro lo que van a lograr con la nueva rama en Amberes. Cathy Berx, gobernador de Amberes, considera que el banco chino da nuevas perspectivas a 1700 comerciantes de diamantes, que perdieron el Banco de Diamantes de Amberes a finales de 2014. Además, el ICBC está familiarizado con el sector, ya que en 2011, el banco chino firmó un acuerdo de cooperación con el sector de los diamantes de Amberes. Liu Xun Zhang, director de la oficina de Amberes: "Los comerciantes de diamantes son bienvenidos, pero todavía no somos capaces de ofrecerles servicios específicos. Los requisitos que impone el Banco Nacional son estrictos".

Una observación notable es que con las nuevas oficinas, los propios chinos están cada vez más interesados ​​en invertir en diamantes. Recientemente, ha habido una demanda explosiva de inversiones en anillos de compromiso de diamantes. Hasta hace unos años, "un anillo de compromiso" era un concepto extraño en la cultura China. El aumento de la prosperidad en China y la - abolición recientemente - de la política de un solo hijo, tiene al país con una proporción menor de mujeres que hombres. Estas mujeres han descubierto una nueva arma en la búsqueda para encontrar el novio perfecto. Si una mujer en China aspira a tener un anillo de diamantes, seguro que encuentran algunos hombres que están dispuestos a invertir. También en DIAMANTES BAUNAT, se observa claramente esta forma de inversión.

Author: San Meuleman

Blog