El corte de un diamante: los diferentes pasos

Finales del siglo XVII se caracterizó por la creación de diamantes con facetas con una cierta simetría que hacía que las piedras brillaran de manera espectacular. El comerciante de diamantes y matemático belga Marcel Tolkowsky, consiguió destacar las proporciones en el tamaño del diamante para maximizar el brillo y el fuego de la piedra.

La transformación de un diamante en bruto en una joya única se hace a través de 5 pasos clave que son la división, el corte, el pulido, el tallado y el abrillantado.

División

Esta es la etapa durante la cual a partir de una muesca en la piedra, ésta se divide en dos partes. La piedra tendrá una forma adecuada para el corte o el tamaño necesario para eliminar los defectos de cristalización, hielo, inclusiones e inmersiones.

Corte

Esta fase consiste en cortar un diamante en bruto en 2 piezas que luego se puedan cortar, como una escisión. La única diferencia con la escisión es que retiene la punta de la piedra. Este método se realiza a través de diferentes máquinas de aserrado.

Pulido

En esta operación preliminar se redondea el cinturón de la joya antes de que se corte en facetas y se puede diseñar el boceto que tendrá la piedra una vez se facete.

Para esta tarea es indispensable una máquina de pulido, puede ser de uno o dos ejes. Con un diamante de calidad baja y muy duro, llamado “Sharp”, se redondean los bordes de la piedra para crear la forma cónica de la piedra cortada.

Tallado

Esta fase, que requiere mucha habilidad y experiencia, consiste en la creación de las facetas de la piedra. Un brillante está tallada por diferentes personas, entre los cuales un cortador transversal, un cortador de 8/8 y en última instancia un abrillantador.

Por lo general, para conseguir las facetas, se utiliza una máquina manual, pero cada vez más los ordenadores forman parte de este proceso para ver en pantalla los diferentes pasos. El ordenador tiene en cuenta las inclusiones para determinar las dimensiones máximas que se pueden tomar a partir de un diamante en bruto.

Abrillantado

Este proceso se lleva a cabo en las facetas, pero en una zona diferente. Su objetivo es crear la luz que brillará a través del diamante, toque las facetas y refleje. Para ello, la piedra se frota en un disco revestido con un abrasivo para pulir completamente.

Author: Jeremie Politi

Blog