Diversificar para invertir de un modo inteligente

La diversificación es una técnica de gestión del riesgo que incorpora una gran variedad de inversiones en una misma cartera. Siguiendo la lógica de esta técnica, una cartera con distintos tipos de inversiones aportará, de media, mayores beneficios, y comportará un riesgo menor que cualquiera de las inversiones de la cartera por sí sola.

Teniendo en cuenta la persistencia de la volatilidad del mercado internacional, es cada vez más importante que los inversores institucionales intenten reducirla recurriendo a la diversificación. Los inversores con diversificación de sus carteras buscan constantemente inversiones no correlacionadas en un intento por reducir el riesgo no sistemático y mejorar el perfil de riesgo/rentabilidad de la cartera en su conjunto. Para diversificar sus inversiones, muchos inversores han recurrido a tipos de activos alternativos. Este tipo de inversiones, igual que las inversiones inmobiliarias, han sido parte fundamental de las carteras institucionales durante más de 20 años pero, debido a la incertidumbre de la coyuntura económica actual, continúan buscando nuevas oportunidades. Uno de los tipos de activos alternativos que están resultando más atractivos en los últimos años son las materias primas.

“Nunca me he arrepentido de comprar diamantes... Son una buena inversión.”

Warren Buffet

Las inversiones en materias primas, que se incluyen en la categoría de activos reales dentro de los activos alternativos, presentan muchas características que las vuelven atractivas para los inversores institucionales. Las materias primas se dividen en varias categorías, como la energía, la agricultura, la ganadería y los metales, que agrupan múltiples materias primas, como el gas natural, el petróleo crudo, el aluminio, el cobre, el oro y los diamantes. En el apartado “Diamantes versus oro” se explica el lugar único y especialmente interesante que ocupan los diamantes en la amplia categoría de las materias primas.

En momentos económicos difíciles, es muy recomendable recurrir a la siguiente combinación de inversiones diversificadas:

- ⅓ de inversión inmobiliaria
- ⅓ de valores de renta fija
- ⅓ de bienes muebles/materias primas, como los diamantes

En definitiva, diversificar la cartera de inversiones es una opción inteligente y la adquisición de materias primas, como los diamantes, forma parte de esta estrategia de inversión.

Más información ¿Por qué invertir en diamantes?