¿Qué son las 4 C?

La valoración del oro y los diamantes es totalmente diferente. La calidad de un diamante se define por las 4 C, que también determinan el aspecto único de cada pieza. Por lo tanto, es fundamental comprender estas características, ya que la calidad de los diamantes se traduce en las 4 C:
- Carat - Quilates
- Color
- Claridad - Pureza
- Cut - Tallado
Estas propiedades dan una idea de la calidad del diamante y sirven para identificar la piedra.
1. Quilates
El peso o tamaño de la piedra se expresa en quilates. 1 quilate equivale a 0,2 gr. y se divide en 100 puntos (o 200 miligramos). Esta escala ofrece un peso muy exacto del diamante y se redondea a dos decimales.
La relación entre el peso en quilates y el valor del diamante puede ser sorprendente. Cuanto mayor sea el peso en quilates, más insólito y valioso será el diamante. Por este motivo, un diamante de 2 quilates no cuesta el doble, sino el triple, que un diamante de 1 quilate.

Por último, los quilates de un diamante también entrañan un componente simbólico. Aunque la diferencia visual entre un diamante de 0,98 quilates y uno de 1,01 quilates es difícil de apreciar, el precio de este último siempre será considerablemente superior. Esta diferencia de precio se debe a que algunos pesos se consideran «tamaños mágicos», como un quilate, un quilate y medio, etc.
2. Color
El color exacto de un diamante se determina mediante una paleta de colores aceptada internacionalmente, una escala maestra. El color va desde D, incoloro y el más codiciado, a Z, el más amarillo.Los diamantes también pueden tener otros colores, como marrón, anaranjado, rosa, azul, etc. La tonalidad más intensa de estos matices de color recibe el nombre de “Fancy” y se recoge en el certificado. Estos diamantes de colores son realmente escasos, por lo que su precio es muy elevado.
Los diamantes también pueden tener otros colores, como marrón, anaranjado, rosa, azul, etc. La tonalidad más intensa de estos matices de color recibe el nombre de “Fancy” y se recoge en el certificado. Estos diamantes de colores son realmente escasos, por lo que su precio es muy elevado, pero su precio depende mucho más de la especulación. Nuestros expertos han observado que el mercado se reduce considerablemente a la hora de revender estos diamantes poco comunes (de colores vivos, muy grandes o con cortes de fantasía). Vender este tipo de diamantes al precio deseado requiere más tiempo.
Clique en este enlace para mas informaciones sobre la liquidez de diamantes blancos y diamantes colorados.
3. Pureza
Para determinar el grado de pureza de una piedra hay que consultar a un experto, el cual la observa bajo una lupa (de 10 aumentos). La mayoría de los diamantes se originan con “marcas de nacimiento”, las cuales se conocen como “inclusiones”. Cuantas menos haya, mayor será la cantidad de luz que puede atravesar el diamante y más bello será su resplandor. Si la ureza es suficiente, el diamante puede irradiar un resplandor más brillante que cualquier otra piedra preciosa.
La pureza del diamante puede verse afectada por dos clases de imperfecciones:
  • Imperfecciones externas: impurezas superficiales debidas l desgaste producido por el uso o a daños provocados durante la talla.
  • Imperfecciones internas: impurezas que se encuentran en el interior de la piedra. Existen numerosos tipos.
Los más comunes son:
  • Puntos negros u oscuros que se originan en el carbono.
  • Nubes: inclusiones en forma de nubes microscópicas que debilitan la pureza
  • Plumas: la mayor parte de las impurezas de las piedras tienen su origen en una fractura molecular producida durante la creación de la estructura del diamante a partir del carbono

Determinación de los grados de pureza:

Los instrumentos más utilizados para determinar la pureza son la lupa o microscopio (de 10 aumentos). Esto quiere decir que las impurezas que no se aprecien con este aumento se consideran inexistentes.
4. Tallado

La calidad de la talla es la característica más importante de un diamante, el factor que enciende el fuego, la chispa y el brillo del diamante. La calidad de la talla hace referencia a las proporciones, la simetría y el pulido de la gema. Si la profundidad del diamante es escasa o excesiva, permitirá que la luz se escape por los lados o la parte inferior de la joya. En cambio, un diamante de buena talla dirigirá casi toda la luz a través de la corona.

El término ‘talla’ también define la forma de un diamante. Las formas que van más allá de la talla de brillante redondo estándar se denominan cortes de fantasía. Los más conocidos son las tallas marquesa, pera, oval, corazón y esmeralda.
Ver aquí dos vídeos con mas informaciones sobre diamantes y certificados

las 4C - Baunat Diamonds